Territorio y Clima

El territorio condiciona y caracteriza el viñedo berciano marcando el carácter de sus vinos y sus paisajes. Las tierras están organizadas a partir de una división parcelaria pequeña o muy pequeña, sobre terrenos con pendientes que van desde los suaves contactos de piedemonte a 450 metros a los marcados taludes de las terrazas más escavadas del arranque de los glacis a los 650 metros.

Por otra parte la pantalla orográfica que suponen las Sierras de los Ancares atemperan las borrascas atlánticas y generan una peculiaridad climática subhumeda cercana a lo mediterráneo. Las precipitaciones son del orden de 650 mm en un año medio y una temperatura media de 12,3ºC, registrándose unas mínimas medias de 3,6º en los meses fríos y máximas de 23,6º en los meses más calurosos.