Otros

Reserva de la Biosfera de Ancares Leoneses

Organizado en torno a un importante sistema de largos y profundos valles y alineaciones montañosas de cumbres convexas y alomadas sobre materiales del zócalo paleozoico de la antigua cordillera herciniana. Los materiales cuarcíticos, pizarrosos, esquistosos se presentan muy plegados, microfracturados lo que facilita los marcados procesos de erosión diferencial, fluvial y periglaciar. Este diferencial erosivo, el nivel de cimas, caracterizado geomorfológicamente por una antigua superficie de erosión evidente en las múltiples cumbres aplanadas, como el pico Miravalles (1.969m), y la estructura tectónica se combina con una pluviometría anual por encima de los 1.500 mm. lo que geográficamente conforma una divisoria de aguas entre los ríos Navia, vertiente norte, y Sil, sur, que se organizan hacia el Bierzo a partir de los valles del Ancares, Fornela, Burbia y Valcarce-Balboa.

En las cabeceras de los ríos y arroyos se pueden distinguir los restos de los circos glaciares pleistocenos como el de Ancares y sus estructuras morrenicas. En los estrechos fondos de valle se acumulan materiales sedimentarios recientes y de calidad que permiten el desarrollo asentamientos asociados a cultivos de forrajes y pequeñas huerta.

Biogeográficamente, el macizo esta condicionado por un clima atlántico moderado en cuanto al régimen pluviométrico, pero sometido a rigores térmicos condicionados por la altura, lo que da unos inviernos muy rigurosos y un alargamiento de las estaciones frías y unos veranos templados.

En este contexto y asociado a las fuerte inclinación de las pendientes, y la orientación y estrechez de los valles, se extienden desde los pastizales de altura a las extensas landas de brecina, por debajo de los 1.300 m encontramos las dehesas vinculadas a las brañas de estío, y según descendemos el castañar y el robledal se hacen presentes entre los pinares dominantes.

Los Ancares leoneses tienen una biodiversidad florística y faunística importante típica del contexto atlántico subhumedo  Entre los que destaca la presencia de acebos, robles albares y abedules, el pino silvestre, diversas ericáceas, escobas y piornos, y entre la fauna, el urogallo, la perdiz pardilla, el zorzal, el lobo, el zorro rojo, la nutria, el jabalí y el corzo. Todo este conjunto sobresaliente de aspectos naturales y humanos sirvieron para obtener la declaración como Reserva de la Biosfera de la Unesco.

www.ancaresleoneses.es